Expo: Lo que sea que dicen mis manos

 

LO QUE SEA QUE DICEN MIS MANOS
Una exposición de untalpau

– Mayo de 2019 –

 

El collage es para untalpau un ejercicio de liberación. Es la oportunidad de crear algo que no parte de una idea preconcebida ni de una imposición, sino de imágenes que poco o nada tienen que ver con él. Imágenes que se encuentra delante, que le sorprenden e invitan finalmente a mezclarlas entre sí para componer algo que antes no podía imaginar.

 

 

Esta exposición surge de la necesidad y del disfrute de pasar rato con uno mismo y de detenerse. Esencialmente, estas piezas son tiempos conmigo y con el papel. Son pedazos de mí que no sé de dónde vienen. Son historias, o títulos, o sensaciones, que algo dirán de mí, pero yo no sé qué es.

La muestra reúne los trabajos realizados, con la técnica collage analógico, desde abril de 2018.

 

untalpau (Alejandro Pau)

Desde bien pequeño, probablemente desde que aprendí a caminar, aprendí a agarrar un lápiz y a arrastrarlo por un folio. Siempre me apasionó el dibujo y la pintura. Y durante la mitad de mi vida se convirtió en mi vía de escape. Ese empeño me llevó a estudiar diferentes técnicas en la academia Arte XXI, en Valencia, y comencé a desarrollar cierta habilidad en un plano más realista. Pintaba bodegones y paisajes, ya fuera con carboncillo, pastel, o al óleo.

Poco a poco, fui perdiendo el interés por retratar con exactitud la realidad y dejé de pintar. Sin saberlo bien, ahora comprendo que lo que el cuerpo me pedía era no partir de ideas exactas sino pintar desde mi intuición,fuera como fuera eso. Más adelante tuve algún acercamiento al dibujo más conceptual, más abstracto, pero nunca ahondé en el tema al sentir que mi técnica no era la adecuada.

Y fue muchos años después cuando descubrí el collage. Mi amigo Carlos Gorbe me regaló uno suyo y me picó. Comenzó como una simple curiosidad. Como una evasión, o una conexión. Como una meditación. Decidí dejarme arrastrar por las imágenes y componer mundos por pura intuición. Quería que este acto me revelara cosas, y para ello evité imponer e imponerme.

Entonces pensé que el collage, desconocido hasta ese momento para mí, parece que siempre había sido el medio que yo buscaba, sin saberlo, para hablar de lo que me pasaba, o de cómo miran mis ojos sin un objetivo previo, o de lo que sea que digan mis manos.

Agradezco en el alma el apoyo de mi amigo Carlos Tuñón, quien me empujó a exponer estas piezas desde el principio y ha comisariado esta exposición.