Self portraits

Una exposición de Nitrito

Noviembre de 2021

Inauguración: Domingo 7 de Noviembre, de 12:00 a 14:30 hrs.

– Aforo limitado –

Ambigú de El Umbral de Primavera


Cuando acabó el primer confinamiento, en verano de 2020, compró su primera cámara réflex de segunda mano y durante el último año empieza el proceso de exploración autodidacta a la fotografía analógica; un viaje de descubrimiento de su reflejo plasmado en ella. Después de coquetear con edificios y objetos apunta el objetivo exclusivamente hacia su propia figura, desarrollando una obsesión por auto fotografiarse de forma repetitiva, revelando y captando los diferentes ángulos de su imagen, su cuerpo, sus gestos, sus movimientos, sus obsesiones. Desde tomar agua hasta masturbarse, cualquier cosa era una excusa para sacar la cámara y capturar el momento, al mismo tiempo que da forma a su persona a través de la lente, en el marco de su nueva normalidad, el aislamiento social voluntario.

Según sus palabras: “Al principio tímido, usándome como mi propio modelo con la excusa de estudiar composición de imagen (cómo afectan las diferentes fuentes de luz sobre un  cuerpo, sus sombras producidas, profundidad de campo, yuxtaposiciones cromáticas, desenfoque, etc.) rápidamente comencé a sacar mucho placer de lo que se convirtió en un juego erótico y narcisista entre mi cámara y yo. Ella se convirtió en mi cómplice, una extensión intuitiva de mi alma y yo pasé de ser un sujeto que evitaba ver su reflejo en los espejos a enamorarme de mi apariencia física volviéndome paulatinamente adicto a esta performance hasta el punto de alienarme a mí mismo del mundo real para así poder repetir la experiencia una y otra vez.  Esta exposición iba a ser de retratos a los amigos que precariamente conservo pero no sería honesta, no quiero ser trascendental y tampoco pretendo elevar actos monótonos, solo mostrar lo que comenzó como un registro espontáneo y acabó convirtiéndose en un ensayar permanente de la realidad con estética cinematográfica”.

Todas las imágenes están hechas en película fotográfica de 35 mm.

Raúl (Nitrito) se define como personaje maldito. Parece un adolescente pero nació en algún momento de la década de los 90’s del siglo pasado en Venezuela. De ocupación vago y errante, le gusta mucho la fotografía y cuando el sexo y las drogas se lo permiten produce imágenes exquisitas. Reside en España desde hace 5 años y por problemas administrativos no ha podido irse a otro sitio. No trabaja y lo mantiene económicamente su sugar daddy a quien llama “mecenas”. Dice que su experiencia de vida no ha sido nada convencional y afirma que ser queer no es suficiente.


Agradecimiento especial a Cosmo, Fer, Guille, Lluc, Raúl y Val.

Ir arriba