TODO CAMBIA, NADA ES

Una exposición de Cuéntaseloanto

Diciembre de 2021

Inauguración: Domingo 12 de Diciembre, de 12:30 a 15:00 hrs.

– Aforo limitado –

Ambigú de El Umbral de Primavera


“¡Qué desconcertantes son todos estos cambios! ¡Nunca puedo estar segura de lo que seré al minuto siguiente!”

Alicia en el país de las maravillas.  Lewis Carroll

Metamorfosis, del griego meta: más allá, morfé: forma y el sufijo -osis: que hace referencia a los cambios de estado de las cosas. Metamorfosis es transformación, cambio de forma, ¿evolución? No siempre.

Encontramos ejemplos de metamorfosis en múltiples disciplinas, de modo que podemos hablar de metamorfosis, en el campo de la biología, cuando se producen cambios a nivel estructural y celular durante el crecimiento de una especie, como en el caso de insectos o anfibios. El paso de gusano de seda a mariposa es el ejemplo más fácil a la hora de hablar de metamorfosis. También podemos hablar de metamorfismo geológico cuando algunos minerales cambian su estructura o composición química debido a diversos factores.

En lo que atañe a los seres humanos también vamos a encontrar frecuentes casos de metamorfosis, diferenciando así las que llamaríamos autoimpuestas: tatuajes, tratamientos estéticos o tintes para el pelo, deportes como el culturismo y la halterofilia también llevan consigo modificaciones o transformaciones corporales, como también algunos procesos de reasignación de sexo que realizan algunas personas trans.

Por otro lado estarían las metamorfosis que encontramos en la literatura, aquellas que enviaban los dioses a los humanos como castigo por medirse con la divinidad.  Poco tienen que ver, por tanto, la metamorfosis de una oruga que terminará en mariposa con la que sufre el pobre Acteón, convertido en ciervo por la diosa Diana y que morirá devorado por sus propios perros, o la de Aracne, Medusa, Dafne, Hipómenes o Atalanta.

Todas estas metamorfosis (incluida la escrita por Franz Kafka en el siglo XX) tienen en común desde mi punto de vista un elemento absolutamente terrible: el desconocimiento del mundo que provoca la nueva forma. El joven cazador Acteón ya convertido en ciervo por la diosa Diana, llora desconsolado al verse por primera vez en su nueva forma reflejado en el agua del río y es la misma sensación de terror que vive Gregor Samsa en el relato kafkiano al despertarse convertido en cucaracha. El terror a un mundo desconocido, un mundo que ha cambiado su escala y para el cual no tienen conocimiento ni forma de descifrarlo. El mundo que es normal para una mosca es un inmenso e impracticable caos para una araña.

La metamorfosis altera nuestro conocimiento de la realidad, por tanto, los conceptos de metamorfosis y conocimiento están íntimamente relacionados.

Es exactamente en este punto donde me pregunto si los muchos cambios que acaban de suceder a nivel global tras la tan nombrada pandemia no deberían tener un reflejo en nosotros los humanos y metamorfosear para adaptarnos mejor a este nuevo mundo post-pandémico. Gratamente me doy cuenta de que sí, que algunos sí han cambiado; tienen la piel distinta y en relieve, en otros esa piel cambia de color como la de un camaleón, y me doy cuenta de que muchos ahora tienen alas (una herramienta tremendamente útil cuando cierran los aeropuertos). Son los hombres que dibuja Cuéntaseoanto en su nuevo proyecto expositivo para El Umbral de Primavera.

Bajo el título de Todo cambia, nada es, encontramos a un Anto que también tiene mucho de nuevo y de cambio, esta cita del filósofo griego Heráclito hace referencia al constante cambio de la materia en el universo, materia siempre en movimiento y en constante cambio: “nunca te sumerges dos veces en el mismo río, el agua siempre fluye y siempre es distinta”.

De esta manera, los injertos visuales creados por Anto, primero en digital y luego pintados a la manera tradicional, nos hablan de un querer crear una imagen nueva desde cero, ya no estamos ante el copista exhaustivo de la realidad 2.0, sino ante una suerte de Creator Mundi presentándonos a sus nuevos pobladores del mundo. Nuevas formas de utilizar el papel hacen que ahora las obras adquieran volumen; lápiz y óleo conviven a la vez en un mismo dibujo; realismo fotográfico e invención de miniaturista medieval se unen en estas obras, cuyos personajes en su mayor parte nos miran directamente a la cara, no sabemos si buscando cierta complicidad o advirtiéndonos que han llegado para quedarse.

Nuevo orden, nuevas especies y nuevo canon.

No, ya no existe el canon.

Jorge Torrejón


Se le conoce como Cuéntaseloanto (es su nombre artístico) aunque su nombre real es Antonio Barbosa (con el que firma) y le gusta que le llamen Toño. Nació en Badajoz en 1987.

Técnico Superior de Artes Plásticas, Diseño e Ilustración por la EASD Mérida (empezó la carrera de Bellas Artes en Mérida, pero se le hizo bola). En 2008 dio el salto a Madrid y siguió su formación en la Escuela Superior de Diseño de Madrid (ESD Madrid) en la especialidad de diseño gráfico.

En lo puramente artístico su obra visibiliza al colectivo LGTBIQ+, planteando discursos como los cuerpos no normativos, la realidad de las personas trans o no binarias, el VIH, el sexo o las relaciones poliamorosas.

Ir arriba